#42

El lector no es completamente lector hasta que lee una cierta de cantidad de libros. Este número puede ser muy alto: no sé, cien o quizá doscientos libros; y puede también ser muy bajo: ese punto de inflexión quizá sobreviene a la cuarta, a la tercera, o, incluso, a la segunda lectura. Esa revelación, ese momento liberador y catártico, que coincide con el instante de tu vida cuando eres consciente de la existencia de cientos de libros que están aguardando, precisamente, tu llegada, miles de libros que, como un gato, necesitarías siete vidas para poder leerlos todos, ese momento, repito, emerge cuando has afilado el instinto para la búsqueda de tu siguiente lectura.

Anuncios

La lluvia amarilla, de Julio Llamazares

#EstoNoEsUnaReseña 9

Un libro triste. Un libro cristalino y grisáceo. Un libro por momentos poético. Un libro muy bien escrito, con una prosa de una belleza indiscutible, y con un significado brutal: un mensaje ácido y verdadero. Una novela desgarradora: el relato honesto y valiente de un hombre fiel; fiel a su pueblo; fiel a su historia. El relato de un ser humano que se mantiene fiel a sí mismo. Un libro sobre la muerte. Una novela que trata sobre la soledad. La historia de un hombre cuya entereza es merecedora de admiración. Un libro que de forma subversiva pero de modo cruel nos dice cómo debemos afrontar nuestra última hora.

La lluvia amarilla, de Julio Llamazares, nos dice cómo mirar cara a cara a la muerte.

#41

La verdad sobre una persona —el magma que recorre sus circuitos neuronales— es siempre de mayor complejidad que lo que la simple vista ofrece. El ser humano está dentro, pese a lo que veas, pese a lo que el sentido común te dicte, puedes estar seguro de que es ahí, en el fondo de su mente, y no en la superficie, donde se libra la gran batalla. Sí… sí… créeme; la información que a tus ojos llega, llega atenuada, es una burda reminiscencia, no es la verdad de esa persona.

En el interior de todo ser humano una tormenta tiene lugar.