Borges sobre la escritura

La asperidad de una frase le es tan indiferente a la genuina literatura como su suavidad. La economía prosódica no es menos forastera del arte que la caligrafía o la ortografía o la puntuación: certeza que los orígenes judiciales de la retórica y los musicales del canto nos escondieron siempre. La preferida equivocación de la literatura de hoy es el énfasis. [Algunos escritores] No piensan que decir de más una cosa es tan de inhábiles como no decirla del todo, y que la descuidada generalización e intensificación es una pobreza y que así la siente el lector.

 

 

LA SUPERSTICIOSA ÉTICA DEL LECTOR

Discusión (1932)

Jorge Luis Borges

Por qué leer

Por qué leo, me acabo de preguntar a mí mismo y os voy a escribir la respuesta.

No lo sé; hay muchas cosas que desconozco, qué me impulsa a sumergirme en lecturas que no dejan de ser sino mentira es una de ellas. Existen para mí innumerables cuestiones sobre las que no puedo pronunciarme y, además, es muy probable que no siempre abra yo un libro por las mismas razones.

Dos años

Me fascina el paso del tiempo al echar la vista atrás. ¡Cuántos libros leí en aquella época, mondieu! Tengo escritas en un archivo todas mis impresiones sobre aquellas grandes novelas; qué triste tono y qué bella aura desprenden esas líneas; cuando las releo, no parezco yo el autor de las mismas. La apertura de este blog fue una consecuencia de un estado de ánimo cuya definición no me resulta fácil discernir. Pero lo cierto es que aquellos libros me acunaron, le proporcionaron a mi alma un cálido refugio, un cobijo que me aislaba de todos. Los primeros textos de este blog fueron la consecuencia natural de la deslumbrante luz de la literatura.

El vagabundo cumple dos años.