#42

El lector no es completamente lector hasta que lee una cierta de cantidad de libros. Este número puede ser muy alto: no sé, cien o quizá doscientos libros; y puede también ser muy bajo: ese punto de inflexión quizá sobreviene a la cuarta, a la tercera, o, incluso, a la segunda lectura. Esa revelación, ese momento liberador y catártico, que coincide con el instante de tu vida cuando eres consciente de la existencia de cientos de libros que están aguardando, precisamente, tu llegada, miles de libros que, como un gato, necesitarías siete vidas para poder leerlos todos, ese momento, repito, emerge cuando has afilado el instinto para la búsqueda de tu siguiente lectura.

Anuncios