Fatídico

Es un pensamiento extremadamente negativo, lo sé, pero no puedo desembarazarme de él; no hay ningún argumentario lógico que haga mella en su poder; lo que me invento para sobreponerme a esa idea no dejan de ser falacias bienintencionadas y lugares comunes. Es irreprochable; es deprimente pero es auténtico; desolador y liberador. Me lleva a las lágrimas pero me deja en una especie de cumbre. ¿Alta? Sí… pero vacua; vacua porque a partir de ella, a partir de ese momento de soledad y tristeza, ya no hay nada más. Nada ocurrirá que antes no haya ocurrido; a los pies de esa cumbre reside todo lo que un ser humano puede vivir.

Anuncios