Cómo escribí “Bucles: la estructura del tiempo”

Me obsesionaba —y me sigue obsesionando— el concepto de infinito. Yo quería escribir sobre él y pensé que el mejor modo de hacerlo era a través de un hombre que busca un libro que cuenta la historia de un hombre que busca un libro…

No obstante, entremezclada con esa motivación yo quería unir en un único texto a tres narradores distintos; por ese motivo el primer relato tiene un narrador omnisciente, el segundo, en primera persona del singular, y el tercero en segunda persona del singular.

Cómo cobraron sentido las composiciones acrósticas es… un misterio.

Bucles: la estructura del tiempo

Anuncios