Un libro

No puedes pedirle a un libro (a cualquier libro) que te enganche y que te atrape de la misma manera que lo hicieron tus tres (o cuatro o cinco) libros favoritos. No tiene sentido. Debe haber en el disfrute de las novelas un carácter cíclico, con subidas y bajadas, en torno a una marca media, en lo que a intensidad se refiere. Los libros pueden (y deben) ser muy distintos los unos de los otros; puedes albergar sentimientos con innumerables matices cuando los lees. ¡No les pidas a todos ellos que te hagan sentir lo mismo una y otra vez!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s