#41

La verdad sobre una persona —el magma que recorre sus circuitos neuronales— es siempre de mayor complejidad que lo que la simple vista ofrece. El ser humano está dentro, pese a lo que veas, pese a lo que el sentido común te dicte, puedes estar seguro de que es ahí, en el fondo de su mente, y no en la superficie, donde se libra la gran batalla. Sí… sí… créeme; la información que a tus ojos llega, llega atenuada, es una burda reminiscencia, no es la verdad de esa persona.

En el interior de todo ser humano una tormenta tiene lugar.

Anuncios

#40

La lluvia amarilla, de Julio Llamazares, pág. 30.

A veces, uno cree que todo lo ha olvidado, que el óxido y el polvo de los años han destruido ya completamente lo que, a su voracidad, un día confiamos. Pero basta un sonido, un olor, un tacto repentino e inesperado, para que, de repente, el aluvión del tiempo caiga sin compasión sobre nosotros y la memoria se ilumine con el brillo y la rabia de un relámpago.