Bipolaridad: criminal y víctima

En el núcleo más oscuro y profundo de un monstruo, sito en la parte más recóndita de su mente, habita un niño triste, solitario y desvalido que, sin embargo, está a salvo de todo y de todos…, fruto de la sólida coraza de la bestia.

Anuncios

Ficción

¿Sabes? La infoxicación que Internet y las Redes Sociales han introducido en mi cabeza me hacen reflexionar sobre lo realmente importante. A veces me cuestiono seguramente en un vano e infructuoso intento cuál es el último escalón; dónde está la sentencia irreductible por fáctica; el límite; el definitivo argumento desde el cual empezar a construir el discurso. Mi discurso.

Y a pesar de que mi trabajo y mi formación académica pertenecen a la disciplina cientifica, pese al fino bisturí, pese a la capacidad insondable de la ciencia…, vengo al blog a escribir.

A escribir ficción.

Ficción que maravillosamente no es verdad y no es mentira. Es algo que no sé muy bien definir. Un centro al área donde el balón nunca cae. ¡Claro que nunca cae! Un libro de millones de páginas en blanco en las que (al soplarles un hechizo) aparecen las líneas de texto por arte de birlibirloque. Un ciego que todo lo ve.

Ficción. El blog; mi blog…

Posdata. ¿Y si ese punto de apoyo estuviera en todos los sitios?

El último de siete

Niñas y niños. Luz. Mucha luz. Blanca. Luz blanca. Carricoches. Lloriqueos. Niñas y niños. Niños y niñas. Palmeras. Sol. Sol… blanca luz. Paseos. Adultos paseando paseos. Besos. Paseos. Bicis. Luz blanca. Niñas. Quietud. Luz. Luz y quietud. Después; es el día de después, pero no sé muy bien después de qué. Siete. Último. El último de siete. Hay mucha luz y el gentío se ha enlentecido. Sé que la luz se va a apagar. La luz dice que se apagará. Niñas, niñas, niñas… y un niño. Blanda… luz blanca y blanda; primeriza y definitiva. Palmeras rozan la blanda luz. Bufandas, grititos. Botas, relojes, gafas de sol y esa inconfundible luz diáfana (con su efímera existencia y profundo mensaje) que tapiza los tejados, los parques… Niñas riendo… Hoy, dicen los expertos, es el último día de siete…

Niñas… y luz solar.